Para promover una cultura laboral libre de acoso sexual, es necesario que las organizaciones replanteen algunas estrategias vinculadas a capacitaciones constantes e integrales, y vinculen de forma más directa a los líderes en la generación de este cambio cultural dentro de las empresas.

El acoso sexual laboral es uno de los principales problemas que enfretan las mujeres en el mercado de trabajo. El V Estudio de Equidad de Género de SEMANAeconómica y la Cámara Española, realizado por Ipsos Perú, el 65% del personal encuestado considera que el acoso sexual laboral es un problema grave y frecuente.

Uno de los mayores retos que enfrentan las organizaciones al promover una cultura de prevención —que a su vez ayude a reducir la brecha de género en el trabajo— es la lucha contra la normalización de conductas de acoso sexual. El V Estudio de Equidad de Género evidenció que solo el 3% del personal encuestado reconoce haber pasado por una situación de acoso sexual laboral en el último año. Sin embargo, 16% afirmó haber experimentado una situación de acoso sexual, al ser consultados sobre sus manifestaciones sin indicar de forma expresa la frase “acoso sexual”.

Además, la encuesta evidencia que las capacitaciones en género no tienen una incidencia en las denuncias de acoso sexual laboral. Solo en el 2022, de las personas que manifiestan haber pasado por alguna situación de acoso sexual laboral, el 15% señala que presentó una denuncia mientras que el 74% señala que no denunció ni lo comentó con nadie. Asimismo, de las personas encuestadas cuyas empresas han capacitado en género solo el 16% ha denunciado; mientras que, de las organizaciones que no han realizado ninguna capacitación, el 13% presentó una denuncia.

Adoptar una cultura de prevención es beneficioso no solo para las personas sino también para la productividad y competitividad de las organizaciones. De acuerdo con el primer informe “ELSA 2021: 10 grandes preguntas sobre acoso sexual laboral en el Perú” de GenderLab, el acoso sexual laboral impacta en la reputación empresarial, afecta la productividad, y menoscaba el clima laboral y el bienestar del personal. Así pues, para contar con una cultura de prevención frente al acoso sexual laboral, el informe de ELSA nos presenta 3 estrategias eficaces que pueden aplicar las organizaciones:

  1. Las capacitaciones, no pueden ser realizadas de forma esporádica sino que deben ser realizadas de forma constante y estratégica para que generen un real impacto en las personas. De acuerdo a ELSA, más del 30% de personas no recuerda haber recibido capacitaciones de acoso sexual (a pesar de haberla recido de acuerdo a su organización). Es por ello que se quiere una estrategia educativa que funcione, las capacitaciones así como la estrategia de comunicación deben ser constantes para que evidencien el compromiso de la organización para prevenir el acoso sexual y además generen un impacto en el personal.
  2. Apertura de enfoque en las medidas de prevención, las cuales no pueden centrarse exclusivamente en la víctima y en la persona que acosa, sino que deben tener un enfoque mucho más integral que incluya al tercero —persona que no pasa por una situación de acoso sexual ni es la persona agresora— como agente fundamental para prevenir situaciones de acoso sexual. De acuerdo a ELSA, el 28% del personal encuestado reportó darse cuenta de alguna situación de acoso sexual en los últimos dos años. Asimismo, el 55% de personas que pasa por una situación de acoso sexual en el trabajo se lo cuenta a algún compañero o compañera, ya sea en busca de apoyo o consejo. En ese sentido, los terceros juegan un rol fundamental en la prevención, acompañamiento y denuncia de situaciones de acoso sexual. Así pues, una estrategia que interpele a todo el personal de la empresa como agentes para la prevención del acoso sexual laboral es mucho más efectiva que una estrategia enfocada exclusivamente en la víctima.


Sigue leyendo este artículo en Semana Económica -

https://semanaeconomica.com/management/talento-y-cultura/acoso-sexual-cuando-lo-avanzado-no-alcanza