Los detractores de las medidas afirmativas como las cuotas parten de la premisa de que éstas significan un riesgo para la promoción por méritos. Esto no es así. La evidencia sugiere que las cuotas mejoran la competencia al atraer talento femenino altamente calificado que de otra forma nunca hubiera pensado postular.

La participación de mujeres en cargos de liderazgo en el aparato estatal no supera el 35%. Algo muy similar sucede en el sector privado, donde el porcentaje no pasa del 30%. Y en los niveles más altos, como los directorios, éste no llega al 10%. Una de las recientes propuestas para cambiar parcialmente esta realidad en el Estado es la de la conformación paritaria de la Junta Nacional de Justicia (JNJ), lo que ha suscitado un nuevo debate en torno a las cuotas. Si bien esta medida no toca al sector privado, la discusión sobre las medidas afirmativas no le es ajena. Recordemos que en más de una oportunidad se han planteado proyectos de ley dirigidos a establecer un porcentaje mínimo de mujeres en los directorios.

De un lado, se considera que la cuota es un atentado a la meritocracia. Se presume que una medida de este tipo es incompatible con la posibilidad de elegir a los mejores candidatos para un puesto determinado. Del otro, el argumento habla sobre la existencia de barreras estructurales que impiden una real igualdad de oportunidades (argumento, por cierto, muy bien graficado en la ‘carlincantura’ que se hizo a propósito de este mismo debate), y la consecuente y necesaria incorporación de medidas afirmativas orientadas a compensar estas barreras discriminatorias. Sobre esta última postura resalta el post de Salvador Del Solar que pueden leer acá.

Pero ¿qué pasa si los detractores de este tipo de medidas afirmativas parten de una premisa equivocada? ¿Qué pasa si lejos de ser un riesgo para la promoción por méritos las cuotas mejoran la competencia al atraer talento femenino altamente calificado que de otra forma nunca hubiera pensado postular? ¡De esto se trata este post!

Continúa leyendo el artículo en semanaeconomica.com