Una atención imparcial, libre de prejuicios, que genere confianza en quien formula una denuncia de acoso sexual, es parte esencial de una política de tolerancia cero. Sin embargo, esto no es fácil de lograr. Compartimos cuatro consejos para alcanzar este objetivo.

El 27 de febrero es el día de la lucha contra el hostigamiento sexual en el trabajo y como tal, una oportunidad para reflexionar sobre los retos de atender adecuadamente los casos que se presentan. Una atención imparcial, libre de prejuicios, que genere confianza en quien formula la denuncia, es parte esencial de una política de tolerancia cero. Sin embargo, esto no es fácil de lograr. La gran mayoría de personas que pasan por una situación de acoso sexual optan por no denunciarlo. En algunos casos esto se debe a la falta de información tanto sobre lo que constituye acoso sexual como sobre los canales disponibles para hacerlo. En otros, el miedo a ser juzgados y expuestos, así como un sentimiento de vergüenza y culpabilidad pueden encontrarse entre las principales barreras.

Continúa leyendo el artículo en semanaeconomica.com