“¿Cuando te levantas por la mañana y te miras en el espejo, ¿qué ves?. Y la mujer blanca respondió: veo una mujer. Entonces la mujer negra dijo: ¿Lo ves? Ahí está el problema. Al levantarme por la mañana y mirarme al espejo, dijo, veo a una mujer negra. La raza es visible para mí, pero invisible para ti, tú no la ves.” Michael Kimmel, TEDWomen 2015.

En la última semana Saga Falabella ha estado en el ojo de la tormenta por su spot publicitario #ModoCama de la marca de colchones Drimer. Su contenido fue tachado de racista y el video fue retirado en poco tiempo de las redes sociales. Tanto Falabella como Drimerhan emitido pronunciamientos lamentando lo ocurrido y señalando su compromiso con la diversidad y el respeto a las diferencias.

Para quienes no lo vieron, el spot gira en torno a dos mujeres que comparten un departamento, una es de tez clara y la otra afrodescendiente. Ambas aparecen interactuando de forma cotidiana mientras una de ellas (la de tez clara) comenta sobre las propiedades antibacteriales y de neutralización de olores del colchón que se está publicitando. La polémica se armó porque el comercial resalta diferencias entre las dos protagonistas que no quedan muy claras cuáles son. La protagonista de tez clara se refiere a su amiga como “diferente” a ella. Tanto así que “a pesar de sus diferencias,” se llevan bien. Además, una de las críticas que se ha hecho al comercial es que éste representa con características positivas al personaje de tez clara, mientras que no hace lo propio con la contraparte. Así, la primera aparecería como muy limpia y ordenada, mientras que la joven afro no. La primera sería “muy particular con los olores,” mientras que la segunda, o no lo sería tanto, o sería una fuente de “estos olores”.

Es evidente que Saga Falabella, Drimer, Circus Grey o Quantico (estas dos últimas agencia y casa realizadora del spot, respectivamente) no tuvieron la intención de hacer un comercial que fuera tildado de racista en las redes sociales. Sin embargo, la intención no es lo que está en juego acá. Es más, ésta pudo ser exactamente la contraria. El hecho es que no se leyó así. En opinión de Mariela Noles Cotito, máster en estudios latinoamericanos y en ciencia política por la Universidad de South Florida y docente del Departamento de Ciencias Sociales y Políticas de la Universidad del Pacífico, “publicidades como la mencionada incurren en racismo no sólo porque otorgan al sujeto afro la categoría de “otro” sino porque reproducen los estereotipos negativos que la sociedad ya asigna a esta población”.

Continúa leyendo el artículo en semanaeconomica.com